Preacher

Exchange

Homilías Dominicales

Por favor apoye la misión de
los Frailes Dominicos.

Amigable Impresora

• Homilias Dominicales •
• Palabras para Domingo •
• Homilias Breves •
• Hogar •

Contenido: Homilías Dominicales

Domingo de Pentecostés

 

 

– 5/19/2024

Hechos 2: 1-11; PD. 104; 1 Cor 12,
3b-7, 12-13; Juan 20: 19-23

 

 

 

 

Homilías Dominicales

 

 

 

B

 

 


 

1. -- Carmen Mele, OP, <cmeleop@yahoo.com>

2. -- Fr. Jude Siciliano, OP <frjude@judeop.org>

 

 

 

*****************************************************
1.
*****************************************************

 Queridos lectores:

 

¡Feliz Día de Pentecostés! Hoy tenemos el privilegio y el reto de presentar al Espíritu Santo a nuestra audiencia.  Tanto como el Padre y el Hijo, el Espíritu nos crea y nos redime de modo que merezca nuestra alabanza y gracias.  Espero que esta homilía modelo les ayude formar sus propias reflexiones en un discurso que vale. 

Fray Carmelo Mele, O.P.

 

Domingo de Pentecostés, 19 de mayo de 2024

(Hechos 2:1-11; Gálatas 5:16-25; Juan 15:16-17.16:12-15)

 

Hoy celebramos el descenso del Espíritu Santo sobre los discípulos de Jesús. Ciertamente de las tres personas del único Dios el Espíritu es lo menos apreciado.  Sin embargo, la Iglesia afirma que el Espíritu tiene igual dignidad con el Padre y el Hijo.  Para conocerlo mejor recurrámonos a lo que dicen las Escrituras de él.  Usaremos las lecturas de las misas de hoy y de la vigilia ayer. 

 

La primera lectura de la vigilia es del Génesis. Cuenta cómo Dios confundió los lenguajes humanos cuando los hombres intentaban construir una torre que llegara al cielo. En Pentecostés, el Espíritu se superpone a las numerosas lenguas que ese día hablan en Jerusalén los peregrinos procedentes de todo el mundo mediterráneo.  Quiere que todos comprendan el anuncio de los discípulos.

 

La segunda lectura es del Éxodo. Habla de la alianza que Dios hizo con los israelitas en el Sinaí. Dios descendió al monte con fuego y humo para sellar su pacto. El descenso del Espíritu con lenguas de fuego se asemeja a este acto de confirmación. El Espíritu Santo sella la Nueva Alianza entre Dios y la comunidad de los discípulos de Jesús. Los bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo recibirán el perdón de sus pecados y el destino de la vida eterna.

 

La tercera lectura proviene del profeta Ezequiel. Habla de Dios reviviendo los huesos secos con un espíritu nuevo que les pone nervios, carne y piel. Este acto se refiere a la promesa de Cristo de resucitar los restos de los creyentes al final de los tiempos. Además, presagia al Espíritu Santo reanimando a los discípulos con sus dones: sabiduría, entendimiento, consejo, conocimiento, fortaleza, piedad y temor de Dios.

 

La cuarta lectura del profeta Joel cuenta cómo el espíritu de Dios se derramará sobre la gente al “Día del Señor”.  Los inspirará entonces para imaginar una sociedad justa y los fortalecerá para pregonar la visión por el mundo.

 

La epístola de ayer de la Carta a los Romanos trata de la ayuda del Espíritu a la comunidad cristiana a orar. A través del Espíritu los discípulos no piden al Padre cosas superficiales sino recursos para soportar los reveses de la vida hasta que venga el Reino. El evangelio continúa en esta línea. Habla de Jesús invitando a los sedientos de justicia a que la reciban con el Espíritu.

 

Las misas de hoy le dan al sacerdote celebrante varias opciones de lectura. En todos ellos se manifiesta la obra del Espíritu. La Primera Carta a los Corintios informa que es necesaria la gracia del Espíritu para creer en Jesús como Señor. Agrega que los creyentes tienen diferentes dones o talentos. Juntos forman el Cuerpo de Cristo que está presente en el mundo para lograr el bien común.

 

Una lectura alternativa de la Carta a los Gálatas proclama que el Espíritu vence el reino del egoísmo en la vida personal. Reemplaza los vicios de la lujuria, la ira y la envidia por las virtudes del autocontrol, la mansedumbre y la bondad.

 

Una opción para el evangelio muestra a Jesús dotando a sus apóstoles del Espíritu Santo para que reconcilien a los pecadores con Dios. En la otra opción Jesús presenta al Espíritu Santo como el “Consolador” que fortalece a los apóstoles cuando predican su victoria sobre el pecado y la muerte.

 

¿Qué podríamos decir en resumen del Espíritu Santo? Podemos declarar que el Espíritu Santo es Dios que viene a nosotros para ayudarnos a vivir como discípulos de Jesucristo. Él es el amor que nos une unos a otros en el Cuerpo de Cristo. También es el benefactor que nos permite resistir los vicios y practicar las virtudes. Él es la inspiración que nos mueve a hablar con los demás sobre Jesucristo. Finalmente, el Espíritu Santo es la fuente de vida nueva que nos purifica hoy de los pecados y en el día final reconstituirá nuestros cuerpos para disfrutar de la vida eterna.

 

****************************************************
2.
*****************************************************

“PRIMERAS IMPRESIONES”
PENTECOSTÉS
-B- 19 de mayo de 2024

Hechos 2: 1-11; PD. 104; 1 Cor 12,
3b-7, 12-13; Juan 20: 19-23

por Jude Siciliano

Queridos predicadores:

Tengo una amiga llamada Rosie. Tiene más de 70 años y desde pequeña es amiga de Marie. Hace siete años Rosalie se mudó aproximadamente a una hora de distancia de Marie. Pero todavía hace el viaje una o dos veces por semana para ver a su amiga, porque hace 20 años Marie desarrolló una enfermedad que poco a poco paralizó todo su cuerpo. Su cerebro no se comunica con sus músculos. Poco a poco su cuerpo se fue arrugando. Ahora no puede moverse, no puede girar la cabeza ni hablar con claridad. Tiene que vivir en una residencia de ancianos bajo cuidados constantes.

Es desgarrador visitarla en la residencia de ancianos donde ha estado en cama durante 15 años en su condición actual. Su hermana, que también estaba confinada en una habitación cercana, murió hace un año. Marie no tiene otra familia y Rosie es su única visitante. Entonces, el asilo de ancianos tiene que comunicarse con Rosie si cambian la dosis del medicamento de Marie, si se vacuna contra la gripe o si se enferma. Rosie hace más. Cuando visita a Marie, le trae ropa de cama limpia y flores, le frota los brazos y la cara con una loción calmante, la besa en las mejillas y le dice a Marie: "Te amo". Y Marie responde, apenas audible: "Yo también te amo, Rosie".

Rosie es la defensora de Marie. Ella está a su lado cuando surge la necesidad. Le ofrece amor a Marie cuando no hay nadie más para ofrecérselo. Ella supervisa el cuidado diario de Marie y aboga por ella cuando la descuidan. Les trae galletas a las enfermeras y me dice que es un “soborno amistoso” por el buen cuidado que han brindado a Marie. Rosie está del lado de Marie, habla por ella, protege sus derechos, le brinda alegría y esperanza, porque Marie sabe que Rosie estará ahí para ella cuando la necesite.

La Biblia, tanto en el texto hebreo como en el Nuevo Testamento, está llena de nombres para Dios, pero Dios es infinito y ningún nombre puede capturar la identidad y actividad de Dios. En el Evangelio de San Juan, como escuchamos hoy, el nombre que Jesús le da al Espíritu Santo es Abogado. Piensa en la presencia de Rosie en la vida de Marie: eso es sólo un indicio de cómo está el Espíritu en nuestra vida. El nombre Abogado, o Paráclito, significa alguien que está llamado a estar al lado de una persona necesitada, especialmente en un asunto legal cuando no tiene a nadie que la defienda. Por lo tanto, tener el Defensor significa que no nos quedamos solos, ¡especialmente cuando nuestra necesidad es extrema!

La Defensora continúa suscitando la vida de Jesús en nosotros; nos mantiene firmes cuando somos desafiados en nuestra fe, tentados a hacer concesiones o a renunciar a nuestra identidad cristiana para tomar un camino más fácil. El Abogado, el “Espíritu de la Verdad”, nos ayuda a separar lo que es verdadero y de Dios en nuestras vidas y lo que es falso e ilusorio. O, como diría Jesús, lo que es “del mundo”.

En el evangelio de hoy Jesús está con sus discípulos alrededor de la mesa. Es la noche antes de morir. Ha tratado de prepararlos para la catástrofe que está a punto de sucederle y que les sucederá a ellos si continúan eligiendo seguirlo. Se mantiene fiel a sus costumbres y no les dice: “Ahí, ahí, todo estará bien. Mantener un labio superior tieso." Él les dice la verdad. Seguirlo en este mundo no será fácil. La crisis que se avecina en sus vidas los tentará a renunciar a él y a su camino. Existe el peligro de que se desanimen y se aparten. Jesús les está diciendo a sus discípulos que el sufrimiento que tendrán a causa de él es el que pueden evitar, si así lo desean.

No es el sufrimiento que experimentamos porque enfermamos gravemente o tenemos un accidente catastrófico. En situaciones como esa no tenemos otra opción. Él les está diciendo a sus discípulos que sufrirán, específicamente porque son sus discípulos. Han elegido seguirlo y vivir su tipo de vida. La forma de vivir de Jesús le hizo ser rechazado, sufrir y morir. Sus discípulos deben ser conscientes de que si adoptamos sus caminos, su vida, entonces también debemos esperar el rechazo y tal vez incluso algo peor.

Sabemos el costo del discipulado si hemos: elegido hablar en nombre de una persona menos importante en nuestra familia o sociedad; decidimos no hacer una carrera para ascender porque queríamos pasar tiempo con la familia o estar activos en la comunidad de nuestra iglesia; dado nuestro tiempo libre para quedarnos con una persona enferma, como lo hizo Rosie; dar la bienvenida a nuevos vecinos a un vecindario o país que no los quiere; tomar tiempo de amigos que amamos para alimentar a los hambrientos, o visitar a los encarcelados, etc.

Ser fiel al estilo de vida de Jesús a largo plazo puede ser agotador y costoso. Le costó todo. Después de un comienzo inicial entusiasta, algunos decidieron regresar a sus antiguas formas de vida, no malas, sino más personales, “ego centradas”, porque se cansaron de pagar el precio. Jesús diría que se habían "apartado". Pero nos dijo la verdad, ¿no? Expuso claramente el costo de ser sus discípulos. También hizo lo que prometió. Sabía que éramos demasiado vulnerables por nuestra cuenta, así que nos envió al Defensor.

El “Defensor” es un nombre extraño para el Espíritu Santo, ¿no? No suena piadoso, religioso o teológico. Y no lo es. Abogado es un término en la vida diaria y por eso nos da una idea de la actividad práctica, real y cotidiana del Espíritu Santo. Hemos tendido a pensar que el Espíritu Santo está “de guardia”... en algún lugar “en lo alto”, esperando ser llamado para que venga en nuestra ayuda cuando tenemos que tomar una decisión importante o tenemos un examen importante. en la escuela. Pero nuestro Dios no es un "Dios a tiempo parcial". Jesús cumplió su palabra y envió al “Defensor”... a tiempo completo, con nosotros... de manera cercana y personal. Esta es una analogía coja, sólo una pista de la vida del Espíritu Santo con nosotros. Pero piense en qué y quién es Rosie para Marie, con todas sus necesidades físicas, emocionales y espirituales. El Espíritu está más, con nosotros, 24 horas al día, 7 días a la semana: Dios, nuestro Abogado, a tiempo completo con nosotros.

Jesús ha sido honesto con nosotros. Él ya no habita con nosotros, como lo hacía cuando caminaba sobre la tierra. Pero él no nos ha dejado huérfanos enfrentando desafíos diarios a la práctica de nuestra fe. Él sabe lo vulnerables que somos ante los fuertes tirones de nuestro mundo. En nuestra Eucaristía de hoy podríamos nombrar los desafíos que enfrentamos al intentar vivir fielmente a la manera de Jesús. Aquí seremos alimentados con el “pan de cada día” por el que oramos en el Padrenuestro, el alimento que el Abogado nos da para nuestro continuo y desafiante viaje. Jesús hizo una promesa a sus discípulos que estaban a punto de ser presionados, dispersados, divididos y tentados por los acontecimientos. De una forma u otra, eso nos sucede a cada uno de nosotros en algún momento de nuestra vida. Probablemente más de una vez. Jesús cumple su promesa, nos da su Espíritu, nuestro Abogado. Si te ayuda, piensa en el Espíritu Santo como nuestra Rosie de tiempo completo, siempre a nuestro lado, especialmente cuando la necesitamos.


Homilías Dominicales Archivo

(Las últimas siempre aparecen primero).

• SANTÍSIMA TRINIDAD •
• PENTECOSTÉS •
• ASCENSIÓN •
• VI PASCUA •
• IV PASCUA •
• III PASCUA •