Preacher

Exchange

Palabras para Domingo

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Home
"First Impressions"
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Preaching Essay
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

6.25.17

Jeremías 20:  10-13

Romanos 5: 12-15

Mateo 10: 26-33


 

Hay Vida en el Mensaje de Jesús

 

En las últimas semanas, hemos visto tantas manifestaciones de violencia que nos dejan confundidos y con mucho miedo.  Por ejemplo, la tragedia de terrorismo en Londres, y la destrucción premeditada en Virginia.  Nos preguntamos por qué y cómo, pero no encontramos ninguna respuesta. Hasta en el mundo de la política, hemos visto mentiras, decepción, manipulación, y falta de integridad. La pregunta para nuestra conciencia es "¿Cómo es posible que exista tan poca integridad a nivel del gobierno?"  El mundo nos deja en confusión, tanto para nosotros mismos, como para nuestros hijos/as.  Sabemos que es importante vivir una vida recta, pero todas las fuerzas de poder parecen moverse en contra de nuestra convicción moral. 

 

Las lecturas de hoy nos ofrecen algunas ideas. Vemos que, a pesar de todo lo malo que existe, debemos seguir fieles a Dios.  El verdadero discípulo no puede dejarse llevar por la mentira y la violencia. El profeta Jeremías sufría porque los líderes políticos y religiosos no querían escuchar su mensaje.  Jeremías hizo una llamada de integridad en nombre de Dios y los líderes respondían con amenazas de muerte.  Sin embargo, el profeta tuvo confianza en Dios.  Él veía a su Dios como un guerrero poderoso, y tenía confianza que la verdad vencería al final. Jeremías seguía predicando una llamada al arrepentimiento.  En los ojos de los enemigos, el profeta pareció como un enemigo.  Pero en los ojos de Dios, el profeta era un servidor fiel. 

 

En el Evangelio, vemos a Jesús exhortando a sus discípulos de seguir firmes en su convicción de la verdad.  Jesús sabe que sus seguidores encontrarán persecución por parte de los poderosos, pero no deben perder la confianza.  Les dice, "No teman a los hombres... Lo que les digo de noche, repítanlo en pleno día, y lo que les digo al oído, pregónenlo desde las azoteas."  Es decir, seguir a Jesús precisa una postura de fidelidad en la verdad y la no-violencia.  Tendríamos que pagar un precio por nuestra fidelidad, pero como Jesús mismo, tenemos que seguir confiando en la presencia de Dios y su poder. 

 

El mensaje de Jesús es difícil de aceptar.  Él nos recuerda que, a pesar de los sufrimientos, Dios está a nuestro lado, y nos cuidará.  Utiliza ejemplos de la naturaleza, diciendo: Si Dios cuida a los pajarillos, mucho más cuidará de sus discípulos.  Entonces, Jesús reconoce el miedo que tenemos, pero nos exhorta, "No teman a los hombres.  No hay nada oculto que no llegue a descubrirse." 

 

¿Entonces, como podemos enfrentar las noticias y los muchos casos de violencia, mentira, y manipulación en nuestro mundo?   Más que todo, tenemos que permanecer fieles a las enseñanzas de Dios.  En nuestras conversaciones, tenemos que insistir que la violencia va en contra de los mandatos de Dios.  No hay justificación por las armas que se compran tan fácilmente en nuestra sociedad.  No existe excusa para las mentiras de los poderosos.  No hay razón por el odio que pinta toda una nación como terrorista.  No hay disculpas por lo que causan sufrimiento a los pobres y vulnerables. 

 

Seguir las enseñanzas de Jesús NO garantiza una vida sin problemas ni sufrimiento.  Pero seguirle a Jesús, SI, garantiza una vida santa que lleva a la vida eterna.

 



Sr. Kathleen Maire

kmaire@verizon.net



Palabras para Domingo Archivo
12 DOMINGO Cuerpo y Sangre La Santísima Trinidad Pentecostés 7 Domingo de Pascua 6 Domingo de Pascua


Home Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2017 Dominican Friars