Preacher

Exchange

XXVIII DOMINGO

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
General Intercessions
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

XXVIII DOMINGO

10/10/2021

VIGÉSIMA OCTAVO DOMINGO ORDINARIO

(Sabiduría 7:7-11; Hebreos 4:12-13; Marcos 10:17-30)


 

 

La

XXVIII

Domingo

(B)

Una vez había programa de televisión llamado “La pregunta que vale sesenta y cuatro miles de dólares”. El anfitrión preguntaba al concursante preguntas cuyas respuestas correctas valieron diferentes cantidades de plata, cada vez mayor.  Por supuesto, las preguntas se hicieron cada vez más difíciles hasta la última pregunta que valió sesenta y cuatro miles de dólares.  En el evangelio hoy el rico le hace a Jesús un interrogante pregunta que vale aún más de sesenta y cuatro mil.

El hombre dice a Jesús: “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?” Es hombre cumplido.  No sólo ha acumulado mucho dinero sino también ha seguido la Ley de Dios.  Sin embargo, sabe que le falta alguna cosa en su vida.  Nosotros también tendremos esta inquietud.  A veces nos sentimos vacíos después de haber cumplido todas las reglas. Decimos la verdad.  Trabajamos asiduamente.  Cuidamos a nuestros padres.  Damos a los pobres. No obstante, nos preguntamos si todos estos actos valen la pena.  No nos sentimos como vamos a llegar la recompensa prometida.  Nos imaginamos que seamos como los perros en el circo solo saltando por aros. 

Jesús responde al hombre de manera sorprendente.  Le pregunta por qué le llama “bueno”.  ¿No sabía que sólo Dios es bueno?  Jesús no está implicando que él es Dios.  En esta época de su vida, Jesús mira al Padre con tan gran respeto que no pueda identificarse con él.  Sin embargo, la pregunta del hombre y la respuesta de Jesús nos hace pensar: ¿Qué tenemos que hacer para hacernos mejores hombres o mujeres?  

Entonces reconocemos la necesidad de arrepentirnos no solo una vez sino muchas veces.  Cada vez que nos arrepintamos, nos veremos a nosotros mismos más cerca al Padre.  Cuando dejemos la fascinación con cosas lascivas, quedaremos más como Dios.  Cuando dejemos la necesidad de hablar de nuestros logros para escuchar a los demás, nos acercaremos a Dios.  Entonces nos pasa algo casi imposible a describir.  Descubrimos que nos hemos enamorado de Dios.  Sentimos muy dentro de nuestros interiores el deseo para su bondad, su verdad, su belleza.  Nada menos que él puede satisfacernos.  Esto es el principio de la vida eterna.

Para ayudarnos alcanzar nuestro destino, Dios nos ha regalado su palabra, las Escrituras.  Como dice la segunda lectura es más penetrante que una espada de dos filos.  Un filo nos acusa de pecado – el soberbio, las mentiras, la flojera.  El otro filo nos asegura del amor de Dios que sobrepasa todo entendimiento, toda racionalidad.  Meditando en la palabra de Dios todos los días, llegamos a la conclusión que es veraz.  Dios me ama a pesar de mi falta de virtud.

“Bésame, bésame mucho” son las palabras de una canción particularmente romántica.  Nos hacen pensar en dos amantes jóvenes.  Al primer pensamiento no imaginamos que uno de tales amantes puede ser Dios.  Entonces nos damos cuenta de que amable, que veraz, que bella es Dios.  Estamos enamorándonos de él.  Sentimos que no nos falta nada.  Todo estará bien. Queremos ser cada vez más como él.  Hemos alcanzado el principio de la vida eterna.

PARA LA REFLEXIÓN: ¿Jamás he sentido enamorado con Dios?  ¿Qué me pasó? ¿Qué hice? ¿Querría tener esta pasión de nuevo?

Publicadas por (Rev.) Carmen Mele, O.P. a la/s 20:12 No hay comentarios.: 

Etiquetas: arrepentimientoenamorado con DiosHebreos 4:12-13; Marcos 10:17-30
 


Palabras para Domingo Archivo
XXXI DOMINGO XXX DOMINGO XXIX DOMINGO XXVIII DOMINGO XXVII DOMINGO XXVI DOMINGO


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2021 - Dominican Friars