Preacher

Exchange

IV DOMINGO

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
General Intercessions
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

1.31.2021

IV DOMINGO

Deuteronomio 18: 15-20

1 Corintios 7: 32-35

Marcos 1: 21-28


 

Hoy nos encontramos en una escena al principio de la vida pública de Jesús.  El está enseñando en la sinagoga de Cafarnaúm y la gente se da cuenta que hay algo nuevo en la manera en que enseña.  Los que le oyeron se quedaron asombrados por su manera de hablar.  No habló Jesús como los escribas, sino como alguien compartiendo su misma experiencia de Dios.  Su autoridad brotó de su relación con su Padre.  Jesús no estaba compartiendo lo que aprendió de libros, ni lo que había aprendido de los maestros, sino lo que aprendió en oración y en su intimidad con Dios.    

 

El evangelista nos da un ejemplo de esta autoridad en la confrontación de Jesús con el “espíritu inmundo” que tuvo posesión de un hombre en la sinagoga.   En el tiempo de Jesús, la gente religiosa sabía que todo lo que venia de Dios era bueno y también la obra de Dios era buena.  Entonces, según la creencia del tiempo, todo lo contrario venía de fuerzas malignas.  La gente atribuía toda clase de enfermedad a espíritus inmundos.  Puede ser que el hombre sufría de epilepsia, pero la gente veía la obra del demonio en su enfermedad. 

 

Más nos importa entender  “espíritu inmundo” en un sentido bíblico más amplio, como todo lo que no es apto para una relación con Dios.  Es un símbolo de lo que está en oposición de Dios, lo que nos separa de Dios, lo que nos deja prisionero de un poder maligno.  Podemos decir que el espíritu inmundo es cualquier cosa que destruye la armonía y la unidad entre Dios y su creación.  Y el evangelista nos dice que Jesús tiene autoridad sobre todos estos espíritus malignos y que ellos lo obedecen. 

 

Hoy en día, podemos pensar en los muchos espíritus malignos que encontramos cada día.  Hay la ambición que permite la competencia y la venganza.  Hay el deseo de tener que no toma en cuenta la dignidad del otro, ni la santidad de la misma madre tierra.  Hay la agresividad que dicta el comportamiento no solamente de individuos, sino de naciones.  Hay la atención exclusiva a los propios problemas que resulta en el descuido de los pobres.  Hay el racismo que permite el desprecio de gente de otra raza o religión.  Cada uno podemos seguir con una lista larga de lo que encontramos en la vida diaria.

 

Pero el evangelio nos enseña algo muy importante.  Como Jesús, en oración podemos aprender otros valores, actitudes, criterios y comportamientos: los que están de acuerdo con la mente de Dios.  Podemos entender que todos somos hermanos y hermanas;  que compartimos una misma planeta que es sagrada;  que la única solución a la guerra es el compartir de recursos;  que no hay razas superiores y inferiores;  que todos tenemos derecho a la paz y a la seguridad;  y más que todo, que no existe persona que no está amada por Dios.     

 

Jesús habló con autoridad, y hasta los espíritus malos lo obedecieron.  Jesús sigue hablando con autoridad hoy, por el poder del Espíritu Santo, por medio de su Iglesia.   Y somos nosotros Iglesia.  Venimos cada domingo a la misa para dejarnos abrir la mente y el corazón a este poder de Espíritu Santo.  Recibimos el cuerpo y sangre de Dios para darnos la fuerza de continuar la lucha contra las fuerzas del maligno, contra todo lo que nos separa del amor de Dios.  Por la Santa Eucaristía, nos convertimos en mensajeros de la armonía y la unidad que debe existir en nuestro mundo.  Proclamamos la santidad de la creación y de cada parte de la creación.  Hablamos con la autoridad de Jesús.

 


"Sr. Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>


 

Palabras para Domingo Archivo
CUARESMA III CUARESMA II CUARESMA I VI DOMINGO V DOMINGO IV DOMINGO


HOME Contact Us Site Map St. Dominic Top Page 1

© Copyright 2005 - 2021 - Dominican Friars