Preacher

Exchange

ADVIENTO 2

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Homilías Dominicales Archivo

Home
"First Impressions"
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Homilías DOMINICALES

10 De Diciembre 2017

Segundo Domingo de Adviento

Leccionario: 5

Is 40, 1-5. 9-11

Sal 84, 9ab-10. 11-12. 13-14

2 Pd 3, 8-14

Mc 1, 1-8


 

Adviento es un tiempo litúrgico que nos prepara a celebrar la natividad de Jesús, la venida del Dios-con-nosotros. Pero no solo es un tiempo, no sólo es algo temporal. También es algo espacial; es abrir un espacio, un lugar en nuestro corazón y alrededor de nosotros para vivir en esta presencia de Dios entre nosotros. El tiempo y el espacio ordinario se abren a un tiempo y espacio extra-ordinario, la vivencia del Emmanuel, Dios no solamente entre nosotros, sino también Dios-con-nosotros y para-nosotros. El nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios, muestra a Dios optando libremente a favor de nosotros. La encarnación hace visible al Dios invisible: Dios nace en la historia y en la misma carne humana; Jesucristo es el Verbo hecho carne. El adviento consiste, pues, en acrecentar nuestro apetito, nuestro deseo de darle la bienvenida y “encarnar” a Dios en nuestras vidas, para que nuestras propias vidas se conviertan en un signo visible del Dios invisible.

 

Por eso la segunda lectura de la carta de Pedro nos urge a tener esperanza, a confiar en la promesa de Dios que habrá de traer “un cielo nuevo y una tierra nueva”. Adviento implica transformación, y no solo se provoca a partir del impulso de Dios, pues también implica que nosotros nos dejemos transformar por este impulso divino. No es estar en una actitud de espera pasiva. Requiere llevar a la acción, dejarse mover, hacer propicio el dinamismo que proviene del amor de Dios. Adviento es co-participación entre Dios y la humanidad, construyendo colaborativamente con Dios un cielo y tierra nueva.

 

Es difícil pensar estrategias de co-participación con Dios para construir juntos un cielo y una tierra nueva. Es difícil fortalecer nuestra esperanza ante el enorme deterioro material y espiritual que afecta al mundo entero. La realidad material grita desesperadamente debido a la pobreza extrema, al incremento de la hambruna, a las migraciones masivas, a la inseguridad y la violencia. Pero también el espíritu grita al ser lacerado por la xenofobia, el racismo, la misoginia, la indiferencia, la corrupción y la destrucción. ¿Cómo pensar e imaginar un mundo mejor cuando más bien parece que se acrecienta el deterioro y la carencia? A estos deterioros se agregan los efectos de sociedades y culturas del consumo salvaje; sobretodo durante este periodo navideño que ha sido secuestrado por el mercado que solo favorece a una minoría, mientras deja a la mayoría carente de recursos básicos y carente de educación, salud y bienestar.

 

Toda esta situación obscurece las expectativas de esperanza de un mundo mejor, de un cielo y tierra nueva. Y sin embargo… inesperadamente, algo pequeño se produce, una pequeña chispa por aquí y por allá que re-enciende la esperanza; lo que parecía imposible, de repente se hace posible; lo ordinario se convierte en extraordinario. Ahora que yo vivo en la Ciudad de México, fui testigo del fuerte sentido de solidaridad que se despertó después del pasado terremoto del 19 de septiembre en donde murieron cientos de personas y se destruyeron miles de edificios. Ante la catástrofe, la gente no quedó indiferente, jóvenes y ancianos salieron a las calles a ayudar en lo que se podía y en donde había más necesidad. Allí fui testigo de esta chispa de esperanza que encendió los corazones de todos y nos hizo vernos y tratarnos los unos a los otros como hermanos y hermanas, sin importar las diferencias. Y ejemplos como estos surgen por aquí y por allá, a veces cuando uno menos lo espera.

 

¿Cuáles son esas chispas de esperanza que brotan a nuestro alrededor? Para verlo, tenemos que estar dispuestos a descubrirlo, aunque parezcan gestos muy mínimos. También tenemos que dejarnos tocar por estas pequeñas chispas de esperanza. Y luego, tenemos que atrevernos a inspirar a los demás, a contagiarlos con un espíritu de valor, verdad, justicia, paz y amor. El adviento es un periodo de resiliencia, en donde aprendemos a sanar heridas allí donde más duele, a construir puentes para superar los muros que nos dividen, a reparar aquello que está quebrantado. Viejos hábitos que nos arrastran a la infelicidad se transforman en una vida nueva. Las pesadas cargas que nos impiden avanzar se van aligerando.

 

Durante el adviento aprendemos que menos es más. Aprendemos a dejar ir aquello que nos ata, para caminar ligeros y libres. En esta cultura del consumismo rapaz, el adviento nos enseña a consumir menos y a generar una cultura en donde se cultiva la fraternidad y la sororidad, la solidaridad y el cuidado mutuo. Parece una locura, algo imposible. Pero el adviento es aprender a estar entonados con la locura de Dios que se deleita en nuestra presencia, la locura de Dios que nos da esperanza, fuerza y valor, aún cuando el miedo y la desesperanza nos paraliza. El adviento es un tiempo y espacio para propiciar pequeñas chispas de un futuro mejor que está por venir.

 

Que este tiempo de adviento Dios nazca en nuestros corazones y nos convierta en la chispa (en destello divino) que encienda la esperanza para una transformación radical.

 

Ángel F. Méndez Montoya, OP

CIUDAD DE MÉXICO

 



http://www.preacherexchange.com

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com

Semana 1 "Sr Kathleen Maire OSF" <KathleenEMaire@gmail.com>

Semana 2 "Ángel F. Méndez Montoya, OP" <mendezaf@hotmail.com>

Semana 3 "Carmen Mele, OP" <cmeleop@yahoo.com>

Semana 4 Achivos

Semana 5 Achivos

--------------------------------------------------------------

Homilías Dominicales mailing list:

List Management: "Fr. John Boll, OP" <preacherexchange@att.net>

Homiliasdomilicas@lists.opsouth.org

http://lists.opsouth.org/mailman/listinfo/homiliasdomilicas


 

Homilías Dominicales Archivo


ADVIENTO 3 ADVIENTO 2 ADVIENTO 1 CRISTO REY 33 DOMINGO 32 DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2017Dominican Friars


Web Hits Liturgical Year B