Preacher

Exchange

15 DOMINGO

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Home
"First Impressions"
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Preaching Essay
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Homilías DOMINICALES

16 De Julio 2017


 

  XV

Domingo Ordinario

Queridos lectores:

Siempre nos cuesta comprender la parábola del sembrador porque su propósito no es para revelar la voluntad de Dios sino para esconderla.  Este planteamiento está en conflicto con otras parábolas que cuenta Jesús cuyo mensaje es tan claro como la luz del mediodía.  Pero tratamos de predicar el evangelio como es, no como queremos que sea.  Espero que la homilía de modelo que he fabricado lleve el mensaje de Jesús en la perspectiva de Mateo y que sea útil a la gente como guía a la vida verdadera.

 

Que Dios les bendiga en sus misiones, Carmelo, O.P.

 


 

EL DECIMOQUINTO DOMINGO ORDINARIO, 16 de julio de 2017

 

(Isaías 55:10-11; Romanos 8:18-23; Mateo 13:1-23)

 

Cuando yo era adolescente, asistía en una segundaria católica.  Cada día teníamos la misa en la capilla durante el período de lonche.  No era obligatorio asistir en la misa, y la mayoría de los muchachos no lo hicieron.  Pues, aquellos que asistieron, tenían que apurarse después al comedor para tomar su comida antes de la clase próxima.  Hubo algunos muchachos que entraron en la capilla para que su profesor de la religión los viera.  Él estaba allí cerca de la entrada con su libro de notas en mano evidentemente acreditando a quienes entraran.  Después de cinco minutos, cuando el maestro se había partido, el grupo salió con sonrisas en la boca.  Sin duda, pensaban que han ganado el crédito por haber asistido en la misa sin sacrificar el tiempo para divertirse en el período de lonche.  Jesús se dirige sus parábolas a personas como estos muchachos en el evangelio hoy.

 

Parece raro que Jesús utilizaría las parábolas para esconder su mensaje.  Pero esto es lo que él mismo dice cuando contesta la pregunta de sus discípulos.  Ellos querían saber por qué habla con comparaciones y no con palabras directas.  Dice Jesús: “’Por eso hablo en parábolas, porque viendo no ven y oyendo no entienden’”.  Él sabe bien cómo la gente ha acudido a él no para escuchar su llamada a arrepentirse.  Más bien, lo buscan para ver las soñaciones que hace y para comer el pan que reparte. Para ellos Jesús se ha hecho forma un espectáculo más llamativo que un paquete con todos los canales de la tele y también el Internet hoy día.

 

¿Qué rinde la gente tan resistente a la conversión?  Se puede recorrer a la parábola que Jesús acaba de contar para la respuesta. Funciona como un perfil de los tipos de personajes.  Algunos no se arrepienten porque están sofocados por los placeres.  Son como semillas echadas por la orilla del camino que los pájaros se llevan.  Pero en este caso los pájaros son las drogas, el sexo, y el alcohol.  Otros son como semillas en tierra pedregosa no bien dispuestas a arraigarse.  Les interesa la llamada para amar a todos pero les falta el dominio del yo para realizarlo.  Aún otros tienen mil quehaceres de modo que se desconozcan lo más importante.  Son como las semillas que aterrizan entre los espinos.  Se pierden a sí mismos en medio de la lucha para ganar la vida.

 

No es que todas las semillas sean perdidas.  Algunos granos caen en tierra fértil de modo que den mucho fruto.  Son como tres familias que hicieron sus vacaciones este año en una misión a México ayudando a los pobres.  Los padres y los hijos tuvieron sus tareas, sea reconstruir una casa o sea cuidar a los niñitos.  También tomaron tiempo para rezar y descansar en un ambiente donde el ritmo de la vida es más lento.  Ciertamente los niños de estas familias están siendo preparados como tierra buena para recibir la palabra de Dios.  Con toda probabilidad estos niños rendirán cosechas muy agradables a Dios.

 

Aunque nosotros venimos a la misa dominical, es posible que correspondamos más a uno de los tipos de personajes que no reciben bien el mensaje de Jesús.  Tenemos que preguntar si estamos aquí sólo para ver a nuestros amigos o para evitar el infierno cuando moramos.  Si estos son nuestros motivos, a lo mejor el evangelio nos parecerá como un cuento bonito, es decir sólo una parábola.  Pero si venimos para aprovecharnos de la presencia del Señor de modo que amemos a los demás como deberíamos, entonces las palabras del evangelio serán como los órdenes del médico salvando nuestras vidas.  Las palabras del evangelio salvarán nuestras vidas.

 


http://www.preacherexchange.com

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com


Homilias Dominicales mailing list:



 

Homilías Dominicales Archivo


20 DOMINGO 19 DOMINGO La Transfiguración 15 DOMINGO 14 DOMINGO 13 DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2017 Dominican Friars