Preacher

Exchange

15 DOMINGO

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Homilías Dominicales Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Homilías DOMINICALES


Queridos lectores:

 

Seamos en el medio del verano o el medio del invierno, ya es el momento de la salvación.  Jesús siempre envía a sus apóstoles para convertir nuestros corazones.  Es nuestra tarea este fin de semana a preparar a la gente recibirlos.  A la continuación hay una homilía de modelo que trata de la evangelización como dirigida a la cultura tanto como la persona.  Como siempre espero que ello les ayude redactar sus propias reflexiones. ¡Qué Dios bendiga sus esfuerzos!

 

En Cristo,

Carmelo Mele, O.P.


 

EL DECIMOQUINTO DOMINGO ORDINARIO, 15 de julio de 2018

 

(Amós 7:12-15; Efesios 1:3-14; Marcos 6:7-13)

 

“El pueblo de la alabanza” (en el inglés, “The People of Praise”) se dedica a la gloria de Dios.  Es organización ecuménica que en primer lugar le ofrece la alabanza a Jesucristo.  También trabaja para una sociedad donde todos vivan en la paz.  Se sacrifica para que todos – tanto los negros como los blancos, tanto los pobres como los ricos – conozcan el amor de Cristo.  Es posible que este pequeño movimiento reciba mucha atención en estos días.  Pues se menciona una de sus miembros como candidato del presidente para la Corte Supremo.  Sea o no escogida ella, “El pueblo de la alabanza” vive la esperanza de Jesús en el evangelio hoy.

 

Jesús envía a sus apóstoles para predicar el arrepentimiento.  Quiere que los pueblos se preparen para el Reino de Dios.  El arrepentimiento significa que los individuos cambien su corazón. Donde son duros, que sean tiernos.  Donde se llenan de porquería, que se purifiquen.  El corazón tierno y puro siempre buscará el bien de la otra persona, no a dominarla.

 

Para facilitar su misión Jesús otorga a los apóstoles el poder sobre los espíritus impuros.  Se puede pensar en estos espíritus como demonios pero tal vez sea mejor que los consideremos como los vicios.  Usualmente se nombran los siete pecados capitales como los vicios principales.  Estos incluyen la soberbia, la avaricia, la lujuria, y la ira.  Se puede facilitar el recordar de estos tropiezos a la felicidad verdadera por pensar en los cuatro “p”.  Los vicios son el deseo desordenado para el prestigio, la plata, el placer, y el poder.  Purificados de estos deseos, la persona está listo para acoger a Dios en su reino.

 

Sin embargo, la evangelización tiene objetivo más allá que la conversión personal.  También quiere transformar la cultura en que la gente vive.  Al menos es lo que dijo el papa San Pablo VI, el pionero de la nueva evangelización. Según él, la cultura evangelizada se conforma de los criterios de juicio, los valores determinantes,… y los modelos de vida” del evangelio.  Se realiza cuando la gente juzgue al otro por el “contenido de su carácter” y no por su cuenta de banco.  Se ve donde los héroes de los jóvenes sean los humanitarios como Martin Luther King y no, si me permiten decirlo hoy, los futbolistas como Ronaldo. 

 

Jesús también insiste que los apóstoles viajen como pobres.  No han de llevar “ni pan, ni mochila, ni dinero en el cinto”.  A lo mejor tiene dos fines en cuenta cuando enfatiza la sencillez radical en el camino.  Primero, quiere que ellos conozcan la Providencia de Dios que siempre es más amplia que se piense.  [Como a los muchachos en Tailandia atrapados en la cueva, Dios proveerá.]  También, desea que los misioneros se den cuenta de que los pueblos ya son evangelizados en parte.  El Espíritu Santo les ha precedido rindiendo a la gente que visitarán amistosa y generosa.  Por eso muchos misioneros regresan a su tierra nativa diciendo que ellos mismos han experimentado la conversión. 

 

En la segunda lectura el autor de la Carta a los Efesios describe el propósito dela evangelización.  Es el plan de Dios Padre que todos nosotros seamos “santos e irreprochables a sus ojos, por el amor…”  Somos llamados a ser como Cristo los hijos y las hijas de Dios.  Tenemos la vida eterna como destino cuando el contenido de nuestros caracteres se conforme al evangelio.  Son los apóstoles que nos traen el evangelio.  Damos alabanza a Dios en esta misa y siempre por estos misioneros de amor.

 

"Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

 


 

Jul. 15, 2018

Decimoquinto Domingo del Tiempo Ordinario

 

AM 7:12-15

PS 85:9-10, 11-12, 13-14

EPH 1:3-14 OR 1:3-10

MK 6:7-13


La primera y segunda lectura, al igual que el Evangelio de hoy nos hablan del llamado de Dios a quienes escoge para ser mensajeros de su palabra. Si se dan cuenta, este llamado se dirige a personas ordinarias. Amos es sólo un campesino; la comunidad de los Efesios a los que San Pablo se dirige como los “escogidos” por Cristo son en su mayoría paganos y forasteros; y los doce apóstoles que escoge Jesús para predicar el Evangelio, son personas ordinarias. Aunque por siglos se han interpretado estos textos como fundamento para hablar de la vocación al sacerdocio y a la vida religiosa, aquí confirmamos que este llamado es a todas las personas cristianas que estén dispuestas a escuchar y seguir el llamado de Dios a dar testimonio en palabras y acciones del amor incondicional y sin-fronteras que Dios comparte a la humanidad. Dios llama a todas las personas en el mundo a ser fieles a una vocación a la justicia, la inclusión, el respeto, la paz y el amor, y a la protección de los derechos de todo ser humano, en particular de los más vulnerables e indefensos.

 

Hace unas semanas el gobierno de los Estados Unidos estuvo bajo el reflector internacional por el terrible caso de poner en jaulas a los niños hijos de emigrantes indocumentados. La primera dama, Melania Trump, visitó estos “campos de concentración”. Desafortunadamente, la Sra. Trump, quien es emigrada, se puso una chamarra que tenía el mensaje: “A mi no me importa, ¿y a ti?” Aunque trató de justificar este desafortunado incidente al decir que su mensaje era dirigido a los periodistas, dejó más que claro la postura presidencial y gubernamental que muestra una total indiferencia hacia los migrantes. No sólo indiferencia, sino odio y discriminación cruel e inhumana hacia los más vulnerables, hacia niños indefensos. Es así que estos símbolos y acciones reflejan el anti-reino de Dios, la indiferencia al llamado de Dios-amor. El peor pecado del mundo consiste en usar la ley para legitimar la opresión oprimir a los pueblos, en usar la ley para discriminar y construir campos de concentración. Todo lo contrario, la vocación cristiana consiste en construir leyes que protejan los derechos de las personas indefensas, la ley sólo tiene sentido cuando cumple la vocación del amor y no del odio.

 

Por esto mismo, la vocación cristiana debe ser una expresión de resistencia ante abusos de poder, ante la voracidad de unos cuantos que despoja a los indefensos de sus derechos básicos. La vocación cristiana es profética, pues denuncia la injusticia y el odio, a la vez que anuncia otro mundo posible, un mundo de amor y paz que rompe las fronteras que nos dividen los unos de los otros. Más allá del aplastamiento y de la opresión, la vocación cristiana consiste en profetizar con palabras y ejemplo un llamado radical que protege a los más vulnerables.

 

La vocación cristiana alza la voz para decir: “¡Sí, sí nos importa!” Nos importa la pobreza, el hambre, el abuso. Nos importan los migrantes y los indígenas, los niños y los ancianos, los trabajadores del campo y de las maquilas, los animales y los bosques, el aire y el agua. Sí, sí nos importa el planeta entero. La vocación cristiana no es indiferencia, sino cuidado mutuo. Por eso, hoy Dios vuelve a llamar a todas las personas que quieran escucharle cuando Dios nos urge: “¡Ve y profetiza!”.

 

Fray Ángel F. Méndez Montoya, OP

CIUDAD DE MÉXICO
 


 

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la

información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com

 

Semana 1 "Sr Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>

Semana 2 "Ángel F. Méndez Montoya, OP" <mendezaf@hotmail.com>

Semana 3 "Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

Semana 4  "Charlie Johnson OP" <cjohnson@opsouth.org>

Semana 5  "Fr. Jorge Rativa OP" <jrativa@opsouth.org>

--------------------------------------------------------------

Homilías Dominicales mailing list:

List Management: "Fr. John Boll, OP" <preacherexchange@att.net>

 


Homilías Dominicales Archivo


16 DOMINGO 15 DOMINGO 14 DOMINGO 13 DOMINGO Natividad San Juan UNDÉCIMO DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2018Dominican Friars

  Free Web Hit Counter