Preacher

Exchange

14 DOMINGO

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Homilías Dominicales Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Homilías DOMINICALES


8 de julio 2018

XIV Domingo Ordinario

Leccionario: 101

Ez 2, 2-5

Salmo 122, 1-2a. 2bcd. 3-4

1 Cor 12, 7b-10

Mc 6, 1-6


 

Un profeta es una persona que denuncia todo aquello que se opone a Dios, pero que a la vez anuncia otro mundo posible. Por eso profetizar puede parecer una tarea difícil, cuesta trabajo hacerle entender a la gente la necesidad de realizar cambios, la necesidad de transformación. A las personas no les agrada que les digan cuando están equivocadas. Luego, también, muchas personas se acostumbran a hacer las cosas como siempre lo han hecho, y los cambios o correcciones les parecen difíciles o imposibles. Es mejor tachar a los profetas como personas “locas”, porque así la gente no tiene que hacer ningún cambio… es mejor dejar que todo siga igual. Tanto el profeta Amos en la primera lectura de hoy, como Jesús mismo en el Evangelio de este domingo, fueron severamente criticados y rechazados por su pueblo. A nadie le gusta que le digan la verdad, a nadie le gusta hacer cambios.

 

Pero los profetas nos ayudan a desafiar nuestras maneras de ser, nos ayudan a no quedarnos conformes con hacer las cosas de la misma manera en que las hemos hecho siempre. Este domingo, vale la pena hacer una pausa en nuestras vidas y realizar un acto profundo de consciencia interior para analizar desde nuestros corazones nuestras vidas, para reflexionar sobre aquellas actitudes en nuestras vidas que requieren un cambio verdadero.

 

¿Qué áreas en tu vida personal necesitan atención y transformación? ¿Cuáles son las cosas que te pesan y no te dejan avanzar? ¿De qué manera puedes ser una mejor persona, más plena y feliz? No solo tenemos que hacer cambios en nuestras vidas personales, también es necesario cambiar y retar a las personas a hacer cambios. Puede ser difícil desafiar a la gente para que cambie. Pero, para hacer cambios en tu familia, en tu trabajo, en tu escuela, entre tus vecinos y comunidades, es imperativo hablar con la verdad y puntualizar exactamente las cosas que no funcionan y que requieren atención y una transformación profunda. ¿Cuáles son las cosas que necesitan ser transformadas en el entorno en el que vives? ¿Cómo puedes facilitar y apoyar a tus comunidades para asumir el reto de transformar aquello que obstaculiza el crecimiento inter-personal?

 

Hay cambios que se necesitan hacer de manera inmediata, a corto plazo. Pero también es importante pensar en los cambios que se pueden lograr a mediano y largo plazo, incluso para beneficiar a generaciones futuras. A veces, pequeños cambios internos y externos suscitan grandes cambios. A veces un pequeño cambio, por muy pequeño que parezca, puede crear enormes cambios, extraordinarias transformaciones más allá de lo que podamos imaginar.

 

Creo que todos tenemos vocación de profetas cuando vemos la necesidad de enfrentar retos en nuestras vidas. Pero nos atemorizan los cambios, o nos da pereza hacer las cosas de manera diferente. O quizás no queremos ser expuestos y criticados por los demás, como Amós y Jesús fueron criticados en su tiempo. Sin embargo, vale la pena tener el valor de asumir nuestra vocación profética, vale la pena escuchar a Dios que nos urge a profetizar. El mundo necesita profetas. El mundo necesita ver la vida con ojos de profeta, pues sólo así podemos enfrentar los retos que están frente a nosotros. Sólo con un corazón de profetas podemos transformarnos a nosotros mismos y a nuestro entorno.

 

Sin duda alguna, el profeta Amós y el mismo Jesús tuvieron miedo de asumir su vocación profética. Pero cuando se tiene a Dios como compañero, no hay imposibles, no hay nada que temer.

 

Pidamos a Dios que nos enseñe a ser profetas, que nos de valor cuando más tememos, cuando nos sentimos débiles e insignificantes. Pidamos a Dios que nos acompañe cuando el resto de la gente nos critique o no nos comprenda. Si Dios está de nuestro lado, no hay nada que temer, no hay imposibles.

 

Fray Ángel F. Méndez Montoya, OP

CIUDAD DE MÉXICO
 


 

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la

información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com

 

Semana 1 "Sr Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>

Semana 2 "Ángel F. Méndez Montoya, OP" <mendezaf@hotmail.com>

Semana 3 "Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

Semana 4  "Charlie Johnson OP" <cjohnson@opsouth.org>

Semana 5  "Fr. Jorge Rativa OP" <jrativa@opsouth.org>

--------------------------------------------------------------

Homilías Dominicales mailing list:

List Management: "Fr. John Boll, OP" <preacherexchange@att.net>

 


Homilías Dominicales Archivo


16 DOMINGO 15 DOMINGO 14 DOMINGO 13 DOMINGO Natividad San Juan UNDÉCIMO DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2018Dominican Friars

  Free Web Hit Counter