Preacher

Exchange

13 DOMINGO

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Home
"First Impressions"
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Preaching Essay
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

HOMILÍAS DOMINICALES -

7.02.17

2 Reyes 4: 8-11, 14-16

Romanos 6; 3-4. 8-11

Mateo 10: 37-42


 

                                    El que recibe a Ustedes recibe a Mí.

 

En la primera lectura de hoy, escuchamos un relato de ternura y generosidad.  Una mujer distinguida de Sunem no solamente reconoce el deber de hospitalidad, sino va mucho más allá en arreglar un cuarto para Eliseo en sus viajes.  Era una mujer que estaba lista a construir una pequeña habitación por el uso del profeta.  Ella era capaz de preocuparse de las necesidades de otros, a pesar de su gran pena de no tener hijos.

 

En el mundo de Jesús, la obligación de ofrecer hospitalidad era de suma importancia.  No había otra manera para que un viajero pudiera conseguir comida, alojamiento y seguridad durante su viaje.  En sus sagradas escrituras, los judíos encontraran muchos ejemplos de como Dios premiaba a los que practicaba hospitalidad. 

 

Encontramos el mismo mensaje en el Evangelio, pero de otro punto de vista.  Jesús está hablando de extender hospitalidad a sus seguidores.  Muchas veces, familias rechazaron los que aceptaron el mensaje de Jesús, porque no seguían estrictamente las leyes de la religión judía. Entonces, sin el apoyo de la familia, los discípulos corrían el peligro de faltar comida, alojamiento y seguridad en sus viajes predicando la Buena Nueva.  Eran ellos, los discípulos, que eran los pequeños de la tierra.   Jesús declaró que hasta lo más pequeña acta de generosidad a favor de los discípulos seria premiada.  

 

En el mundo de Jesús, el valor de honor era de suma importancia.  El patriarca de la familia hizo todo lo posible para controlar las acciones de sus hijos, para asegurar su posición en la sociedad.  Lo peor que un hijo pudo hacer era traer vergüenza a la familia.  Jesús supo que muchas familias verían el abandono de la tradición judía como un acto de vergüenza.  Entonces, El quiso insistir en la hospitalidad para sus seguidores en su dedicación de anunciar la Buena Nueva.  

 

Creo que extender hospitalidad es parte de la cultura hispana.  Cuando hay visitas de parientes, amigos, y hasta amigos de parientes, es natural abrir la casa e invitarles a quedarse.  Nunca escuchamos la excusa de que “la casa es demasiado pequeña”.  Y lo que se ofrece es lo mejor que tenemos.  Hemos entendido bien la obligación de hospitalidad.

 

Sin embargo, hay miles de personas que sufren de la falta de hospitalidad.  Para usar las palabras del Evangelio, ellos son los pequeños de la tierra.  Pensamos en los inmigrantes, los refugiados, los prisioneros, los rechazados, los desamparados, y los pobres, y niños que viven en pobreza.  Nuestro país está haciendo todo lo posible para hacerles sufrir.  Entonces, nos toca escuchar la palabra de Dios hoy y levantar la voz en su favor.  Es nuestra obligación como seguidores del Cristo que nos dice, “El que recibe a ustedes me recibe a mi; y quien me recibe a mí, recibe al que me ha enviado.”

 

Sr. Kathleen Maire

kmaire@verizon.net

 


http://www.preacherexchange.com

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com


Homilías Dominicales mailing list:



 

Homilías Dominicales Archivo


20 DOMINGO 19 DOMINGO La Transfiguración 15 DOMINGO 14 DOMINGO 13 DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2017 Dominican Friars