Preacher

Exchange

UNDÉCIMO DOMINGO

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Homilías Dominicales Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Homilías DOMINICALES


Queridos lectores:

 

Las lecturas del undécimo domingo ordinario nos hacen reflexionar en el Reino de Dios. Este tema, céntrico en la predicación de Jesús, debe ser reflejado cada domingo.  Sin embargo, hoy las lecturas nos urgen que lo definamos y lo expliquemos.  Tiene que ver con la vivencia en la justicia, la paz, y el amor.  El evangelio mismo nos da un modelo de lo que se espera con dos parábolas acerca de semillas.  He tratado, en cuanto pueda, afrontar el reto en la homilía que sigue.  Ojala que les ayude al menos un poquito.  Sin embargo, ¡qué el Espíritu de Dios siempre los guíe!  

 

Desde que este domingo que viene es Día de los Padres querría felicitar a todos ustedes padres, sean de familia o según el espíritu.  ¡Qué sus esfuerzos para criar a sus hijas e hijos tengan gran efecto!

 

Carmelo Mele, O.P.


 

EL UNDÉCIMO DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO, 17 de junio de 2018 (Día de los Padres)

 

(Ezequiel 17:22-24; II Corintios 5:6-10; Marcos 4:26-34)

 

Recientemente una reflexión sobre un roble apareció en una revista católica.  El autor comparó su modo de vivir con siete características que él ve en el roble.  Dijo, por ejemplo, que el roble es generoso de modo que comparta su sombra con todos.  Entretanto él es mezquino con su tiempo, su cartera, y su corazón.  En el evangelio hoy Jesús también tira de la naturaleza lecciones a aplicarse al Reino de Dios.

 

Jesús nota cómo el Reino no aparece de noche a día.  Más bien, tarda mucho como la cosecha una vez que se siembre la semilla.  Se puede ver este proceso lento en la lucha por la justicia y la paz.  Hace setenta años, por ejemplo, las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de los Derechos Humanos.  Esto es un compendio de las libertades y necesidades que todos gobiernos del mundo deben apoyar.  Fue un paso significante pero no en sí transformador.  Desde entonces se han notado muchas violaciones de los derechos.  Por la falta humana no vamos a ver el cumplimiento de los derechos para todos hasta venga Cristo.  Pero ahora por lo menos tenemos normas para ayudarnos buscar lo que anhelamos ver.

 

También Jesús compara el Reino a un arbusto de mostaza.  Dice que desarrolla el Reino como este arbusto crece de una semillita en un refugio para pájaros.  Las Caridades Católicas en muchas diócesis reflejan este crecimiento gradual.  Por la mayor parte comenzaron como un esfuerzo humilde como el repartir de comidas a los pobres.  En tiempo crecen en organizaciones con docenas de servicios.  Proveen auxilios tan básicos como la ayuda con la renta y tan complicados como el colocar de familias refugiadas.  No es el Reino de Dios en su plenitud sino un intento humano para aproximarlo.

 

La segunda lectura puede darnos pausa a los esfuerzos para mejorar las condiciones de la sociedad.  En ella Pablo nos recuerda que la tierra no es nuestra patria.  Dice que estamos destinados a salir de nuestros cuerpos para vivir con el Señor.  Entonces nos preguntamos: ¿por qué queremos preocuparnos de lo que pase en el mundo?  ¿No sería más coherente sufrir las injusticias acá pensando en nuestro hogar eterno?  Después de todo muchos se refieren a la vida de los santos difuntos como el “Reino de Dios”.

 

El Concilio Vaticano II se dirigió a esta inquietud.  Dijo que hay una semejanza entre la vida como es y el Reino que aparecerá cuando regrese Jesús.  Sin embargo, no es que la tierra termine y Jesús la reemplace con el cielo.  Según el Concilio el fruto de nuestros esfuerzos, que ya es manchado por el pecado, se transformará.  Con la venida de Cristo los bienes que hemos producido recibirán su perfección.  Por eso, nuestros intentos para instalar una sociedad de paz y justicia no son vanos.  Más bien son meritorios desde que aumenten la esperanza de la venida del Señor.  Al final de los tiempos estamos destinados no a un cielo distinto sino a un mundo transformado. 

 

En fin ¿qué es el Reino de Dios?  Aparece en diferentes formas y es descrito con diferentes términos.  Podemos decir que el Reino es el fruto final de nuestros esfuerzos para el bien de todos.  Es también el premio que recibimos por nuestros esfuerzos.  Además, es el mundo transformado con la venida de Jesucristo al final de los tiempos.  Es la justicia, la paz, y el amor que anhelamos vivir.  En breve es la presencia de Dios a nosotros que nos alegra, nos conforta, y nos perfecciona.  El Reino es la presencia de Dios a nosotros.

 

"Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

 


 

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la

información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com

 

Semana 1 "Sr Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>

Semana 2 "Ángel F. Méndez Montoya, OP" <mendezaf@hotmail.com>

Semana 3 "Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

Semana 4  "Charlie Johnson OP" <cjohnson@opsouth.org>

Semana 5  "Fr. Jorge Rativa OP" <jrativa@opsouth.org>

--------------------------------------------------------------

Homilías Dominicales mailing list:

List Management: "Fr. John Boll, OP" <preacherexchange@att.net>

 


Homilías Dominicales Archivo


Natividad San Juan UNDÉCIMO DOMINGO 10 DOMINGO Cuerpo y Sangre Trinidad Santa PENTECOSTÉS


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2018Dominican Friars

  Free Web Hit Counter