Preacher

Exchange

DOMINGO 3

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Home
"FIRST IMPRESSIONS"
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

01.21.2018

Jonás 3; 1-5, 10

1 Corintios 7: 29-31

Marcos 1: 14-20


 

 

Domingo

III

2018

 

Queridos amigos,

 

Nuestra comunidad Dominicana les desea a usted y sus seres queridos un bendito año nuevo. Les agradecemos mucho su colaboración en predicar la palabra de Dios. 

 

Queremos pedirles su ayuda con nuestro ministerio por medio de la red. Nuestra página Web recibe ahora alrededor de 9.000 "hits" por semana. Nuestro servicio por el correo electrónico va a 8.500 correos. Estas reflexiones llegan a muchos que necesitan recursos para orar y para predicar la palabra de Dios. 

 

Queremos mantener este servicio gratuito que ayuda a tantos. Si usted desea apoyar este ministerio tan necesario por favor envíe sus contribuciones las cuales se podrán deducir de sus impuestos. Envíe esa donación al Padre Jude siciliano, O.P.:

 

St. Albert Priora

3150 Vince Hagan Dr.

Irving, TX 75062

 

Por favor hagan los cheques a nombre de: Dominicana Padres.  Si prefieren pueden ir a nuestra página Web para hacer la donación en línea: www.PreacherExchange.com/donations.htm

 

Muchas gracias,

Rev. Jude Siciliano, OP



Palabras para Domingo

01.21.2018

Jonás 3; 1-5, 10

1 Corintios 7: 29-31

Marcos 1: 14-20


 

Hoy escuchamos las profundas palabras de Jesús, “Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca.  Arrepiéntanse y crean en el Evangelio.”  Jesús dijo estas palabras en un momento difícil para los judíos.  Juan el Bautista estaba en la cárcel.  El profeta en quien los judíos habían puesta tanta esperanza ya no estaba entre ellos.  Y seguro que entendieron que Herodes le iba a matar.  Los judíos tenían dudas.  ¿Cómo pudo ser que Dios permitió esta desgracia? Justo al momento cuando ellos más necesitaban el profeta, la fuerza del mal había acabado con su presencia. 

 

Pero ahora Jesús caminaba entre ellos y Él estaba anunciando algo nuevo.  Se ha cumplido el tiempo, o sea Dios estaba cumpliendo la promesa que había hecho a los patriarcas.  Era momento del Mesías.  Era la hora de la salvación.  Era tiempo de la presencia de Dios entre ellos.  Las palabras sonaban bien en el corazón de los oyentes, pero la mente tenía dudas. 

 

Seguro que pensaron, ¿Cómo pudo ser que el Reino de Dios estaba cerca?  ¿Con Herodes encargado de la política, con su profeta encarcelado, con todos los problemas económicos y políticos, como creer que el Reino de Dios estaba cerca?  Y, sin embargo, la fuerza de las palabras era tan fuerte que los pescadores que los escucharon estaban listos a dejar todo para seguir a Jesús.  Podemos imaginar que era solamente por el poder del Espíritu Santo que esto discípulos tenían la valentía de confiar en este hombre desconocido.   Dentro de su corazón algo les había dado la confianza de creer y seguir a Jesús. 

 

Creo que estamos en las mismas circunstancias hoy día.  La comunidad latina en los Estados Unidos se encuentra en circunstancias de miedo y opresión.  Hay palabras de odio y desprecio viniendo del nivel más alto del gobierno.  Escuchamos mensajes que pintan a nuestra gente como criminales.  Hay amenazas de deportación y arrestos.  Vemos noticias de acciones de la migra y policía local que separan a familias y quitan la esperanza de los jóvenes.  Muchos de nuestra comunidad se preguntan, ¿Cómo puede ser que Dios permite tal cosa?”  Quedamos con duda al escuchar las palabras de Evangelio que promete que el Reino de Dios está cerca.   

 

Por todo eso es más importante que nunca que tenemos una relación profunda con Jesús.  Es solamente así que podemos tener la valentía de ser fiel y creerle a Él.  Es solamente por medio del Espíritu Santo que podemos dejar la preocupación del momento y decir si a Jesús.  Debemos arrepentirnos y creer la Buena Nueva, a pesar de todos los mensajes que predican el triunfo del mal.  La historia de salvación nos enseña que Dios es capaz de hacer milagros en maneras que no podemos imaginar.  Pero hay que tener esperanza.  Hay que trabajar por la justicia.  Hay que seguir adelante con la seguridad de la presencia de Dios en nuestro medio.   

 

Estamos al comienzo de un año nuevo.  Es tiempo para renovar nuestra fe y pedirle al Espíritu Santo la confianza de confiar que Dios sabe todo y promete estar a nuestro lado.  Entramos otra vez este año en la lucha para la justicia que es signo del Reino de Dios en nuestro tiempo. 
 



Sr. Kathleen Maire

kmaire@verizon.net



Palabras para Domingo Archivo
DOMINGO 3 DOMINGO 2 Epifanía 2018 Sagrada Familia ADVIENTO 4 ADVIENTO 3


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2018Dominican Friars