Preacher

Exchange

II Domingo de Adviento

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

12.09.18

Baruc 5:1-9

Filipenses 1:4-6, 8-11

Lucas 3:1-6

 


En las Sagradas Escrituras parece que la Buena Nueva muchas veces llega durante momentos de crisis o de gran dolor.  En la lectura del profeta Baruc, escuchamos unas palabras de aliento, de esperanza y de alivio- en medio de una experiencia de exilio.  Jerusalén, la ciudad que simbolizó la grandeza del pueblo, había caída en desgracia.  Pero el profeta la presenta en su esplendor, cuando dejará sus vestidos de luto y aflicción y se vestirá con gloria, envuelta en un manto de justicia.  En nombre de Dios, el profeta ofrece al pueblo de Israel una visión de la fidelidad de Dios, el Dios que no dejará a su pueblo en su desgracia. 

 

En el Evangelio de San Lucas, encontramos la misma situación de opresión.  Lucas nos cuenta por nombre toda una lista de opresores que hicieron sufrir al pueblo.  Y Lucas dice claramente que era dentro de esta historia que llegó la palabra de Dios a Juan, él que predicaba un bautismo de penitencia.  Escuchamos la voz del profeta Isaías, “Preparen el camino del Señor…porque todos verán la salvación de Dios.  La promesa de salvación viene dentro de la historia y depende solamente de la iniciativa de Dios.

 

Creo que es bueno recordar hoy, el segundo domingo de Adviento, que debemos nosotros situar la llegada de Dios en la Navidad dentro de la historia humana de nuestros días.  Si, es verdad que pensamos en la llegada de Cristo como niño en un pesebre en Belén, pero la Iglesia nos dice que debemos estar esperándole también en nuestro tiempo, en la realidad humana en que vivimos.  Está llegando- la Palabra Encarnada, en este tiempo cuando tanta gente está sufriendo.  Vemos la violencia contra inmigrantes en nuestra frontera, el miedo en las familias que no tienen documentos, la devastación de los incendios en California, los millares de personas sufriendo de hambre, los que sufren del desempleo, y siempre los que sufren de cáncer y otras enfermedades.  

 

¿Que sentido tiene la llegada de Cristo este año?  Es lo mismo como en la primera Navidad.  No es una especia de magia que quita todos los males del mundo.  Es más bien una manifestación del amor de Dios que no nos deja solos.  El la renovación de la promesa de Dios que podemos llegar a la liberación, a la salvación, a la alegría de la solidaridad humana, porque Dios está con nosotros. Es una aclaración de la santidad de la vida humana, una vida que es un compartir en la misma vida de Dios.  El Adviento es tiempo para preparar los caminos de nuestra vida para que, junto a la comunidad humana, podemos llegar “limpios e irreprochables al día de la venida de Cristo, llenos de los frutos de la justicia, que nos viene de Cristo Jesús para gloria y alabanza de Dios”.

 

El Adviento es una invitación de quedarnos tranquilos, en medio de la confusión de este tiempo.  Debemos buscar unos momentos cada día para enfocarnos en la visión de justicia y de amor que Dios tiene para nuestro mundo y para preguntarnos que papel podemos jugar en su creación.  La Navidad no es un escape de nuestra realidad, sino un impulso hacia su verdadero sentido.  La Palabra Encarnada sigue llegando dentro de las crisis de la historia y el dolor de la vida humana. 

 

Hoy escuchamos palabras de esperanza y de alegría.  Hay que recordar que nuestra esperanza no es un sueño.  Más bien nuestra esperanza se basa en la promesa de un Dios que nos tiene tanto amor que hasta comparte nuestra carne y se da para siempre en la Eucaristía. 

 


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
III Domingo de Adviento II Domingo de Adviento I Domingo de Adviento CRISTO REY 33 DOMINGO 31 DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

  ©Copyright 2005 - 2019Dominican Friars

visitor counter