Preacher

Exchange

I Domingo de Adviento

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

12.02.18

Jeremías 33: 14-16

Tesalonicenses 3: 12-4:2

Lucas: 21: 25-28, 34-36


 

Estamos en la primera semana de Adviento y tal vez estamos distraídos por lo mucho que hay que hacer.  Pero venimos a la Iglesia hoy para enfocarnos en el verdadero sentido del tiempo litúrgico.  Tal vez las lecturas nos sorprendan, porque no hablan de la venida de Jesús en la Navidad.  Es como si, al inicio del año litúrgico, la Iglesia nos está recordando que debemos enfocarnos no solamente en lo que pasó dos mil años atrás, sino en lo que pasara en nuestra vida más adelante. 

 

Uno de los mensajes de las lecturas es que, a pesar de la escena espantosa que vemos, los signos indican que la hora de nuestra liberación está cerca.  Es una liberación de los vicios y pecados, y la inauguración del tiempo de la justicia.  El Evangelio habla de un tiempo de transformación, transformación no del mundo material, sino una transformación de la humanidad, que cambiará de una vida de vicio a una vida de justicia según la voluntad de Dios.

 

 San Pablo habla de esta vida nueva.  Dice que es una vida de amor mutuo y hacia todos los demás.  Es una comunidad de personas con corazón irreprochable en la santidad, y en compañía de todos los santos.  En este nuevo tiempo, viviremos según la voluntad de Dios, y no daremos lugar a los vicios que nos roban la paz y la esperanza.  En este nuevo tiempo, tendremos seguridad, confiados en la protección de Dios que ama a su pueblo. 

 

En el Evangelio, Jesús está hablando de lo que pasa aquí en la tierra, no en los cielos.  Dice que debemos vivir alertas, mirando los signos de los tiempos.  Tenemos que prestar atención a lo que está pasando en nuestro momento de la historia, para estar listos a entender cómo debemos estár comunicando la buena nueva del amor de Dios.   En las últimas semanas, hemos visto tragedias de violencia, de clima y de crimen.  Especialmente la violencia de humano contra humano nos deja en un estado de duda.

 

Uno de los signos de nuestro tiempo es el miedo.  Las noticias nos anuncian lo peor que los seres humanos pueden llegar hacer a los demás.  Entonces, vivimos sospechoso de gente de otro color, de otra religión y de otra raza.  En vez de ver vecinos y hermanos, muchos los ven como enemigos.  A veces ni podemos distinguir entre personas de otras razas y religiones.  Ponemos todos en un grupo que es lejos de nuestra humanidad y actuamos como si no tienen derecho a nuestra compasión y amistad.  Tenemos que estar alertas para no dejar que el miedo controle nuestros pensamientos.

  

Jesús insiste, “Estén alertas”.  Debemos estar alertas acerca de lo que tenemos en nuestro corazón.  Si es odio y deprecio, ya es tiempo de transformación.  Si es envidia, es tiempo de pedir comprensión.  Si es egoísmo, es momento de pedir generosidad.  Si es preocupación de sí mismo, es la hora de pedir compasión.  Si es venganza, debemos pedir perdón.  Si es miedo, es el momento de pedir confianza en la bondad de Dios.

 

Sabemos que los días de nuestra redención ya llegaron con la primera venida de Cristo.  Sin embargo, nuestra transformación sigue durante toda nuestra vida.  Como dice el Evangelio, “Estén alertas.”

 


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
III Domingo de Adviento II Domingo de Adviento I Domingo de Adviento CRISTO REY 33 DOMINGO 31 DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

  ©Copyright 2005 - 2019Dominican Friars

visitor counter