Preacher

Exchange

28 DOMINGO

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo Archivo

Palabras para Domingo

10.14.18

Sabiduría 7: 7-11

Hebreo 4: 12-13

Marcos 10: 17-30


 

El evangelio de hoy día continúa enfocándose en el tema, “el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él”.  Observamos como un joven adinerado se acerca a Jesús y le pregunta lo hay que hacer para alcanzar la vida eterna.  Este joven ya cumplía los mandamientos, pero le falta un corazón abierto y contrito. Jesús le había ofrecido al joven la oportunidad para convertirse en discípulo íntimo y participar en su misión de evangelización.  Jesús mismo se entristece por el rechazo. 

 

Al reflexionar en el evangelio nos damos cuenta que la cuestión de riqueza es un desafío desde el tiempo de Jesús. Este joven es una buena persona y visto con ojos de misericordia por parte de Jesús. Ya observaba los mandamientos, pero buscaba algo más.  Jesús le extiende la invitación de seguirle, pero el joven mejor decidió mejor apegarse a los bienes materiales, y no aceptar la invitación con un entusiasmo de niño.

 

Los apóstoles se asustan al escuchar las palabras de Jesús, “Que difícil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de Dios”.  Ellos consideraban la riqueza un signo del favor de Dios.  Incluso, llegaron a pensaron que Dios protegía a los fieles dándoles muchos bienes.  Parece que los apóstoles querían posiciones de poder y privilegios, pensando que Jesús iba a inaugurar un Reino basado en los reinos de los poderosos.

 

 Jesús continúa trabajando en formar a sus apóstoles con su comentario que para un camello es fácil pasar por el ojo de una aguja que a un rico.  Es posible que nosotros estemos también confundidos con este comentario.  Sabemos que la pobreza no es buena- en su extremo la pobreza roba la persona de las posibilidades de desarrollar su mente y sus talentos.  Una persona necesita suficiente dinero para participar en la sociedad como miembro productivo- con tiempo para una vida social y sus intereses personales.  Y vemos que hasta la Iglesia pide dinero para mantener sus edificios y trabajos, y para pagar sus empleados.  Entonces, ¿cómo podemos entender el mensaje?  

 

Tal vez nos ayuda otras palabras de Jesús.  ¡Qué difícil es para los que confían en las riquezas, entrar en el Reino de Dios!”  El problema existe cuando estamos tan preocupados por los bienes del mundo que olvidamos la importancia de vivir según el mandamiento del amor que Jesús nos enseñó.  El problema existe cuando no queremos preocuparnos por las necesidades del vecino y los pobres.  El problema existe cuando pensamos que podemos comprar la felicidad.  El problema existe cuando sacrificamos la comunidad por dedicarnos a ganar dinero.  El problema existe cuando pensamos que podemos mantenernos seguros sin depender de otros. 

 

Seguirle a Jesús con todo el corazón trae sacrificios, y hasta persecución.  Pero seguirle a Jesús trae también felicidad y la promesa de unión con Dios aquí en la tierra como en el cielo.  Debemos aceptar la invitación de Jesús de vivir como niños, con un corazón lleno de confianza y esperanza.

 


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
29 DOMINGO 28 DOMINGO 27 DOMINGO 26 DOMINGO 25 DOMINGO 24 DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2018Dominican Friars

  Free Web Hit Counter