Preacher

Exchange

15 DOMINGO

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

7.15.18

Amos 7; 12-15

Efesios 1: 3-14

Marcos 6: 7-13


 

Esta semana encontramos el tema del profeta y la vocación de cada cristiano de colaborar con la misión de anunciar del Reino de Dios. En el Evangelio vemos a Jesús enviando a los Doce a proclamar la Buena Nueva, a expulsar demonios y curar a los enfermos. Además, Jesús los avisa que no están garantizados de éxito. Como escuchamos la semana pasada, la gente de su pueblo no pudo aceptarle a Él. Y ahora los discípulos encontrarán lugares donde tendrán de salir, sacudiendo el polvo de sus sandalias y buscando otra gente con corazón más abierto. Pero precisa que salgan en misión; no pueden quedarse al lado de Jesús esperando que venga la gente.

 

Vemos en las lecturas que Dios llama a gente sencilla para participar en esta gran misión de evangelizar. El profeta Amós dice simplemente: "Yo no soy profeta ni hijo de profeta, sino pastor y cultivador de higos." San Pablo declara en un tono asustado: "El nos eligió en Cristo, antes de crear el mundo,….para que alabemos y glorifiquemos la gracia con que nos ha favorecido por medio de su Hijo amado." Y entre los doce, encontramos pescadores y cobradores de impuestos- gente sin una preparación especializada. Pero todos estos compartieron en la proclamación de la Buena Noticia.

 

Nosotros también, somos gente ordinaria. Tenemos nuestros trabajos rutinarios- en oficinas y tiendas, en empresas y en la casa. No tenemos una preparación especializada en Evangelización. Sin embargo, Dios nos llama a compartir en la proclamación de la Buena Nueva. Y nuestra preparación consiste en la misma preparación que tuvieron los Doce. Consiste en tiempo para vivir en la presencia de Jesús, tiempo para aprender de su manera de rezar y de actuar. Tenemos que quedarnos cerca de Él, atentos a su compasión y su misericordia. Tenemos que hacerle preguntas acerca de su vida y la nuestra. Tenemos que estar en contacto- meditando su Palabra y tratando de entender su amor por el Padre.

 

Primeramente tenemos que darnos cuenta de que somos llamados por el sacramento de Bautismo. Somos elegidos a seguirle a Dios según el ejemplo de Cristo. Somos escogidos para ser enviados, para vivir como instrumentos de paz y de perdón. Tenemos la bella vocación de proclamar que Dios nos ama, nos salva, nos santifica- dentro de la rutina ordinaria de nuestra vida. Tenemos que tocar al corazón de los que nos rodean, comunicando la ternura de Dios, curando a los que sufren de solidad, de debilidad, y de duda. Tenemos que dar aliento a los que viven en manos de las adicciones de nuestro tiempo- ayudándoles a buscar la fuerza de vencer sus debilidades; de superar su dependencia de drogas, de alcohol o de su falta de esperanza.

 

Si, compartimos la vocación de los Doce. No necesitamos mucho. El Evangelio nos dice que no debemos salir ni con mochila ni con dinero. Más bien, tenemos que salir con un corazón lleno de la Buena Nueva. Sabemos que somos nosotros perdonados; por eso podemos predicar el perdón de Dios por los demás. Sabemos que somos elegidos. Por eso podemos comunicar el amor de Dios por todos los que conocen el nombre de Jesucristo. Sabemos que somos alimentados por el Cuerpo y Sangre de Cristo. Por eso, podemos extender la invitación a la misa a todos que encontramos en nuestro camino.

 

Puede ser que la idea de ser profeta nos asusta. Queremos decir "No, no es posible que yo tenga esta misión". Pero tenemos la promesa de que Dios está con nosotros, con todo el poder de la Resurrección. Escuchamos otra vez las lindas palabras de San Pablo, "El ha prodigado sobre nosotros el tesoro de su gracia, con toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad." Es la misión de todos los Bautizados. Vámonos con confianza.

 


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
16 DOMINGO 15 DOMINGO 14 DOMINGO 13 DOMINGO Natividad San Juan UNDÉCIMO DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2018Dominican Friars

  Free Web Hit Counter