Preacher

Exchange

TRINIDAD 2018

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

Trinidad 2018

 

Deuteronomia 4: 32-24, 39-40

Romanos 8: 14-17

Mateo 28: 16-20


Aceptamos que la doctrina de la Trinidad es un dogma central del cristianismo. Profesamos cada domingo que no hay nada más que un solo Dios, pero existen tres personas en este único Dios verdadero. La buena nueva es que la Iglesia nos dice que la Santísima Trinidad es un misterio, y no tenemos que entenderlo. Nos toca no más aceptar y creer.

Por más que los teólogos y santos han tratado de explicar este misterio, la mente humana no puede captar su sentido. Sin embargo, podemos aprender mucho en las lecturas hoy. Lo que nos revela estas lecturas es suficiente para darnos una idea que nos puede sostener y fortalecer en nuestra fe.

En la primera lectura vemos que nuestros antepasados tenían la misma pregunta que tenemos nosotros, "¿Quien es Dios?" Moisés les dio algunas imágenes que les ayudaron entender algo de la naturaleza de Dios. Aprendemos que Dios es un creador, pero un creador que tiene interés y cariño a su creación. Dios ha hecho un mundo y todo lo que contiene: el sol, la luna, y las estrellas. Ha fabricado una tierra con animales y plantas. En el libre de Génesis, vemos que Dios había creado un jardín, un lugar de belleza y plenitud para sus creaturas.

Con gran amor Dios había hecho el hombre y la mujer, dándoles la capacidad de amarse y ayudarse mutuamente. Les había dado todo lo necesario para la vida. Dios es un padre que cuida a su gente. Este Dios les llamó a una intimidad y les dio la libertad de hacer decisiones. No es un Dios que controla todo como si fueran títeres. Dios es la fuente de toda vida y le invita a la raza humana a una participación en esta vida.

En la segunda lectura san Pablo dice claramente que si nos dejamos guiar por el Espíritu, somos hijos e hijas de Dios y tenemos derecho de llamar Padre a Dios. No solamente hijos, sino herederos y coherederos de Cristo. Estamos llamados a una participación en la misma vida de la santísima Trinidad. Nuestro Dios no está satisfecho con la creación de la humanidad. Dios va hasta el extremo de incluirnos en su naturaleza, que es el amor.

En el Evangelio, vemos que Cristo no se quedó contento con lo que había hecho en su propia vida humana, sino que quería extender su misión a todo el mundo. Mandó a sus discípulos a enseñar. Antes, les había dicho que debía curar y perdonar. Ahora su misión incluye la enseñanza. Sus seguidores tenían que dar testimonio de lo que habían visto y oído. Y es el poder del Espíritu Santo que les dará la fuerza que necesitan.

Hoy debemos vernos a nosotros entre estos discípulos que han recibido el mandato de enseñar y la promesa de que Cristo estará con nosotros, hasta el fin del mundo. Tal vez nos parece imposible aceptar este mandato porque somos tímidos y humildes. Era así con los discípulos también, pero les ha dado el Espíritu Santo, como nos da el mismo Espíritu hoy.

Más que nunca, el mundo hoy en día necesita el mensaje de un Dios que perdona y consuela. Necesita el mensaje de esperanza que nos viene con la realidad de la Resurrección. Y necesita el mensaje de la fuerza del Espíritu Santo que nos acompaña siempre. Es nuestra misión de proclamar este mensaje con la ayuda del Espíritu.


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
Natividad San Juan UNDÉCIMO DOMINGO 10 DOMINGO Cuerpo y Sangre TRINIDAD 2018 PENTECOSTÉS


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2018Dominican Friars

  Free Web Hit Counter